domingo, 5 de septiembre de 2010

Girando.

Photobucket
Y cuando te cansas de hablar de luces, colores, del paso del tiempo, de la desesperación, de los sueños; cuando te cansas de hacerte la incomprendida, de sentirte melancólica, de enfadarte, de explicar; cuando te cansas de llorar e intentar resolver el mundo con una mirada al techo antes de dormir; cuando te cansas de todo eso, es casi como si volvieses a empezar.
Pero sabes que no es así, que la vida solo tiene un comienzo y un final, y que es lo único que acaba importando. Y para qué entonces las lágrimas, el sudor, las sonrisas, el esfuerzo...
Porque eres así, como todos, y no te importa conocer las entrañas del mundo, los secretos de la existencia. "incomprensiblemente", en cursiva, e incluso en comillas, vas a seguir hablando de luces, colores, del paso del tiempo, de la desesperación, de los sueños, incomprensión, melancolía, enfados, explicaciones y lloros, miradas al techo...
Y vuelves a empezar.
SÍ, en teoría solo hay un comienzo y un final, pero eso a tí, te da igual.

3 comentarios:

  1. Hola Laura, me gustaría hacer una selección de algunos de tus outfit, si fueras tan amable de indicar la URL de las fotos que quieres que te ponga, máximo 10, te lo agradeceria mucho.
    (Las tienes protegidas en Flickr)
    Saludos Vicen.

    ResponderEliminar
  2. B. cada día me gusta más Le papillon gris! Te echo de menos..

    ResponderEliminar