jueves, 20 de mayo de 2010

El aparecido

Como los ángeles de fiera mirada,
volveré a tu alcoba
y me deslizaré hasta ti sin ruido
con las sombras de la noche;

y te daré, morena mía,
besos fríos, como la luna,
y caricias de serpiente
arrastrándose en torno a una fosa.

Cuando llegue la lívida mañana,
encontrarás mi lugar vacío
y hasta el anochecer seguirá frío.

Como otros por la ternura,
en tu vida y en tu juventud,
¡yo quiero reinar por el terror!


Charles Baudelaire - Las Flores del Mal

Image and video hosting by TinyPic

3 comentarios:

  1. A la muy buena, a la muy bella,
    Que constituye mi alegría y mi salud,
    Al ángel, al ídolo inmortal,
    ¡salud en la inmortalidad!

    ... Baudelaire

    ResponderEliminar
  2. un grande como los que ya no hay...snif snif

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo que las flores del mar me sonaba a una referencia a las mujeres...
    hasta que descubri que no era solo por ellas..

    ResponderEliminar