domingo, 20 de diciembre de 2009

Vintage shops

MADRID...
El Templo de Susi: Se que en las fotografías parezco un fantasma, pero tal vez ese sea parte de su encanto (aunque se que nadie lo comparte)...



Retrocity: Las barbies esparcidas por todos los rincones, la dependienta italiana, el pequeño perro vigilante y la mezcla de épocas, contribuyen a crear un ambiente especial del que yo, al menos, no puedo escapar sin comprar algo, aunque sea una de las pajaritas roídas que hay dentro de una caja de latón.


No se si alguien reconoce una cazadora colgada a la izquierda de la fotografía...


Fotos de Nacho Benito: http://www.flickr.com/photos/clickingtofeel/

LONDRES....
Fue aquí donde me arruiné. Lo peor es que cuando crees que por fin has logrado salir de la tienda, te encuentras con otra, y es que hay dos en bricklane, una al lado de covent garden y otra en Candem (que yo descubriera), aunque sin duda las que tienen las mejores cosas son las de Bricklane. De nuevo, me quedé in comprarme una preciosa casaca militar que desapareció en el intervalo de entrar y salir en un probador.



Absolute Vintage: la primera vez que descubrí esta tienda fue de casualidad. Era uno de esos días en los que vagaba por la calle sin rumbo, hasta que me fijé que mucha gente se dirigía hacia una calle aparentemente vacía. Siguiéndoles, fue como me topé con un enorme escaparate acristalado que dejaba ver tras de si paredes recubiertas de zapatos, bolsos y ropa. Esta tienda ha sido premiada al parecer, como una de las mejores tiendas vintage de Europa (o de Londres solo, no lo recuerdo), pero no me extraña, porque no hay nada que no puedas encontrar ahí. Es una lástima que los vestidos que cuelgan de las paredes no se vendan, y sean solo de exposición, porque son auténticas piezas de arte.


Blondie: al lado de Bricklane. Su escaparate ya llama la atención por su gran número de zapatos y bolsos. Es pequeña, pero siempre tienen cosas excepcionales. Me acuerdo que me enamoré de una cazadora roja de piel y mangas enormes, que prometí que me compraría al final del viaje, pero al final, para variar, no me quedaba dinero. Estaba escondida en una esquina. Quien sabe, tal vez cuando vuelva sigue allí.


Mis tiendas favoritas... Londres, dónde muchas veces se encuentra mi cabeza, y Madrid, donde me encuentro yo. ..

También recuerdo una tienda en Nothing Hill, enana, de esas con el escaparate de madera pintada. A veces me pregunto si soñé que existía. El encargado, que vio mi fascinación por todas y cada una de las piezas reunidas allí por décadas, decidió enseñarme el "almacén secreto". Se que suena exagerado, pero lo que había allí, no se parecía siquiera al almacén del "Diablo se viste de Prada". Zapatos vintage de Manolo Blanhik, YSL, bolsos de Dior, Kellys grandes pequeños... en fin...

2 comentarios:

  1. Grrr quiero gastarrrrrrr
    es mi mayor pasion laura searle
    increibles las fotos en el templo de susu! me encnata ese sitio, sobre todo los precios
    tenemos que ir a la del rastro, te cogi una tarjetita para ubicarte :D

    ResponderEliminar
  2. You made some decent points there. I looked
    on the web to learn more about the issue and found most individuals will go along with your
    views on this site.

    Also visit my site; More information

    ResponderEliminar