jueves, 29 de octubre de 2009

Que exista NUNCA JAMÁS

Asusta llegar a viejo. La propia palabra ya suena mal....viejo....
Lo de tu época, es demasiado antiguo, pasado. Lo de la nueva, demasiado reciente, moderno. Es como vivir atrapado entre dos tiempos, pero sin realmente hacer ninguno tuyo. No pertenecer a nada y haber pertenecido a todo.
Es un mundo de extraños, donde contemplas con pasividad cómo va pasando el tiempo, viéndote más cerca del extremo oscuro de tu existencia, que del que marcó el principio de ella.
No quiero verme contemplando fotografías de piel tersa, ni mirarme al espejo y sentir el peso del tiempo sobre la piel, pero sobre todo, no quiero nunca, sentir, que me ha quedado algo por hacer.









Sí, lo reconozco, a veces, tengo miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada